Servicios acreditados por la Junta de Extremadura
924 234 836
633 679 524

Badajoz
C/ San Sisenando 4, Local 1

924 552 344
648 867 252

Zafra
Avda de la Constitución 8, A

924 536 502
647 519 640

Mérida
C/ Juan Pablo Forner 1, 1º Despacho 13

924 536 502
647 519 640

Don Benito
C/ Alemania 2, 1ºB

EPOC y cómo vivir con ella.

Buenos días a todos.

Un día más en nuestro blog consultorio para resolver las dudas que se nos plantean desde toda la geografía extremeña, y otro día que (esperamos) podamos resolver las mismas.

Hoy vamos a tratar con una que tiene unas siglas especiales y reconocibles, pero no es tanto así su comportamiento y evolución. La famosa EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). Su mismo nombre nos da muchas pistas de lo que hablamos, en este caso de una% de patología que afecta al sistema respiratorio, en especial a los pulmones y que se tratará de una evolución crónica, lo cual nos dice que por desgracia aún no disponemos de cura para ella al completo y Obstructiva, por lo que nos va a cerrar algunas de las vías aéreas que componen los pulmones. Pero mejor vamos a ir por partes:

Antes de nada, un pequeño repaso a la anatomía

Lo importante para comprender algo es conocer las partes de las que está compuesto, así podemos comprender donde está el fallo e intentar arreglarlo lo mejor posible. En el caso de la EPOC, como se trata de un problema de vías respiratorias, debemos saber cómo es ese sistema. Se trata de un sistema de tuberías que se van estrechando poco a poco y acaban en los alveolos, donde se da el intercambio de gases con la sangre.

  • Comienza en la nariz, que hace las veces de calentador y filtro de limpieza al aire, esa es la función del moquillo y esos cilios (o pelos de nariz) para intentar que el aire que llega al siguiente tramo sea el más limpio y con una temperatura adecuada al cuerpo posible.
  • En la faringe comunica la boca con la nariz y permite que, cuando hay bloqueo de algún tipo, sigamos respirando por la boca y llegue al siguiente tramo.
  • La epiglotis es la válvula que determina si lo que llega por la faringe es comida y va hacia el esófago o en su defecto, es aire y va para los pulmones.
  • Tras la epiglotis viene la laringe, otro tubo, pero esta vez más fino que llega hasta una pequeña bifurcación hacia dos direcciones: los bronquios, que es como se llama la primera ramificación de la laringe, tras estos se bifurca en bronquiolos de calibre cada vez inferior. Es como si fuéramos desde la autopista a toda velocidad hasta la carretera nacional, donde vamos un poco más despacio buscando la calle que nos va a llevar hasta nuestra casa; encontramos la calle y vamos más despacio hasta que encontramos la puerta de nuestra casa y podemos bajarnos sin problemas. Es el mismo transito que lleva el aire hasta que llega a…
  • Los alvéolos, los grandes misterios de los pulmones. Se trata de pequeños balones rodeados de venas por fuera, pero que por dentro son como el contrario de pelotas de golf, con un montón de pequeños globos dentro de la pelota grande. La razón de esto es que si hacemos esta forma, conseguimos en menos espacio más superficie donde poder intercambiar los gases. Gracias a esa forma, los 700 millones de alvéolos que hay en ambos pulmones, alvéolo arriba, alvéolo abajo, tienen una superficie total de 75 metros cuadrados.

¿Qué es? ¿Cuantas variedades hay?

El nombre en sí es muy difuso, la explicación básica de qué se trata ya la hemos dado, pero debemos afinar un poco con respecto a sus variedades. Aunque hay variedad, en la mayoría de los casos se dan en conjunto en mayor o menor medida. Hay dos, ni más ni menos:

  • Bronquitis crónica: Como su propio nombre indica, una bronquitis que no se quita, con irritación de las vías aéreas (bronquios) por lo que, cuando se irritan tanto se cierran, o como se dice en sanidad, colapsa la vía y no permiten el paso de aíre por las mismas.
  • Enfisema: Ésta es más rara en nombre pero más sencilla de explicar. Antes hablábamos de los sacos que hay dentro de los alveolos, que ayudan a que el intercambio de gases sea más eficiente. Pues el enfisema es cuando esos sacos de dentro se “aplanan” y desaparecen, convirtiendo la superficie interna del alvéolo de 10 mm2 a poco menos de 0,5mm2. Parece una tontería, pero si tenemos en cuenta el número de alvéolos, el total se cae por los suelos.

El problema es que en la mayoría de los casos es una enfermedad evitable, siempre y cuando no se predisponga genéticamente, que es el menor de los casos. La causa principal de EPOC es el tabaquismo, así como inhalación de gases perjudiciales o cualquier tipo de exposición a gases nocivos.

 

¿Cómo se diagnostica?

Principalmente con espirometría, que es una prueba muy sencilla y barata, que determina nuestra capacidad pulmonar y nos indica rápidamente nuestro estado general del sistema respiratorio. Ayuda al diagnóstico la auscultación, radiografías o tomografías de pulmones y gasometrías.

 

¿Pero, por qué es tan importante?

La respuesta es muy sencilla, su prevalencia. en cifras generales, según los últimos estudios se trata de la 3ª causa de muerte en España y afecta a más de un 9% del total de la población. Si pensamos que tenemos a 1 de cada 10 españoles con esta enfermedad, los datos para la sanidad son una auténtica locura.

Además, como hemos hablado anteriormente, se trata de una enfermedad crónica, lo único que se puede hacer es tratar los síntomas para mejorar el estado, no se puede llegar a quitar la bronquitis por completo o recuperar el enfisema a su estado anterior.

 

El tratamiento

Lo primero y lo más importante, dejar de fumar si se fuma.

En casos crónicos, ejercicio para la mejora de la mecánica pulmonar, broncodilatadores para mejorar el paso del aire, antibióticos para mejorar las posibles infecciones y poco más.

En caso de agudización de la enfermedad o casos graves, se pueden tratar con corticoesteroides u otros medicamentos más “fuertes”, así como oxigenoterapia domiciliaria.

Pero, ante todo, evitar los contaminantes, que se traduce en la mayoría de los casos en dejar de fumar (no estamos equivocados, estamos seguro de haberlo escrito pero no las suficientes veces).

 

¿Puede llevarnos a situación de dependencia?

Por desgracia si, no es una enfermedad invalidante por sí misma, pero va reduciendo poco a poco las capacidades pulmonares del paciente, por lo que le va a impedir que realice su vida normal sin ayuda. Por eso insistimos tanto en que, ante el diagnóstico, debemos comenzar a realizar ejercicio aeróbico y dejar de fumar. Cualquier ejercicio va a costar el doble realizarlo si se tiene EPOC, pero los beneficios a la larga se agradecen el doble también.

 

Pues esperamos que con esto hayamos sido capaces de resolver otra duda, nos vemos por aquí pronto

Comments are closed.